jueves, octubre 29, 2020

Castroneves aún tiene mucha gasolina que quemar y caminos por manejar

Texto de Jeff Olson/IMSA Wire Service

Si usted estudió la carrera de Helio Castroneves del domingo en Road America, con sus rebases atrevidos, precisión quirúrgica y ajustes oportunos a las condiciones climáticas cambiantes, probablemente llegó a la misma conclusión alcanzada en los pits:

Helio no irá a ningún lado, excepto rápido, en el corto plazo.

A los 45 años, el brasileño presentó una de las mejores actuaciones de su carrera, haciendo equipo con Ricky Taylor para ganar la carrera del IMSA WeatherTech SportsCar Championship para Acura Team Penske. Lo hizo con un pase casi ciego bajo una lluvia torrencial, un movimiento que Taylor llamó «magia».

Las preguntas posteriores, como de costumbre, giraron en torno al futuro de Castroneves. Mientras se traslada de la victoria en Wisconsin hacia su cuarta victoria récord en las «500 Millas de Indianápolis» a finales de este mes, él recuerda una conversación con Mario Andretti durante las 500s del año pasado.

«Le dije: ‘Mario, ¿por qué dejaste de correr?'», dijo Castroneves. «Pude ver en sus ojos que nunca quiso retirarse. Él tenía 54 años cuando se detuvo. La edad es sólo un número. Todavía tenía ese rasgo sentimental».

«Si chicos tan increíbles como Mario pueden hacerlo, ¿por qué no puedo? Mientras tengas el deseo, la ética de trabajo y el amor por el deporte, puedes seguir compitiendo».

Después de un espectáculo como el del domingo, ¿por qué no? Después de reemplazar a Taylor para la segunda mitad de la carrera de 2 horas con 40 minutos por el circuito de 4.048 millas de Road America, de 14 curvas, Castroneves se superó a Oliver Jarvis para tomar la delantera en la Curva 5. Después luchó enérgicamente con Jarvis y Harry Tincknell por el liderato hasta que un aguacero forzó una bandera roja.

De todos los triunfos en su carrera, Castroneves calificó el del domingo como el más singular.

«No ha habido uno como éste», aseguró. «Estaba administrando el tránsito, administrando los ataques de otros competidores y luego lidiando con condiciones tan difíciles. Todo esto fue en una carrera. En IndyCar, tienes uno u otro. No tienes los tres a la vez. Para mí, se ubica a la altura, sin duda».

Una vez que se reanudó la carrera, Castroneves fue persiguiendo el Cadillac de Renger van der Zande. Con 5m15s restantes y la visibilidad desaparecida, Castroneves mandó a su No. 7 Acura ARX-05 DPi sobre el Cadillac DPi-V.R de Van der Zande por el liderato, mientras Taylor observaba en los monitores en los pits.

«Este manejo fue realmente algo especial», comentó Taylor. «Él se metió bastante para eso. Lo deseaba mucho. Realmente se podía ver sólo por cómo conducía. Estaba pensando que iba a tener que sacar algo de magia, y eso fue realmente algo de magia. Esa fue una actuación especial, por supuesto».

También sucedió en las circunstancias más inusuales. Doce días antes de la carrera, Acura y el equipo anunciaron que se separarían al final de la temporada 2020. El futuro del equipo es incierto, y Taylor dijo que a los pilotos de Penske se les permitió buscar otros asientos para 2021.

Castroneves anticipa que esta Indy 500 será la última con Team Penske y que está buscando otras oportunidades para la próxima temporada.

“Espero que con la experiencia que tengo, no sólo en IndyCar, sino también en autos deportivos, pueda estar en una buena posición y pueda ayudar a un equipo, ya sea uno experimentado o un equipo joven», declaró. «Estoy abierto para alguna conversación. Estoy listo para continuar».

Por ahora, al menos, seguirá en marcha en Indy. Ganó la carrera en 2001, 2002 y 2009. En 19 participaciones en la Indy 500, terminó en el podio siete veces, ganó cuatro poles, lideró 305 vueltas y completó el 96 por ciento de las vueltas. Hoy se preparará para ampliar a ese currículum cuando comiencen las prácticas para la edición 104 de la carrera, este 11 de agosto.

La transición de los autos deportivos a las carreras de monoplazas es familiar para Castroneves, quien se mudó de su butaca de tiempo completo en IndyCar con Team Penske a su operación de autos deportivos en 2018, mientras seguía compitiendo en Indy.

«Hay que resetear todo y comenzar de nuevo», dijo. «Cuando tienes un grupo tan bueno como nosotros, eso es algo bueno. Estoy emocionado. No puedo esperar para volver». Después hizo una pausa y comenzó a reír. «Mi autobús ya está allí», dijo. «Estaré allí muy pronto».

Cuando llegue, él será el centro de atención, como siempre. Castroneves disfruta ser el centro de atención en Indianápolis. O cualquier pista de carreras, para el caso.

Castroneves y Ricky Taylor tras ganar en Road America (FOTO: IMSA)
FOTO: IMSA

«Es una personalidad enorme, pero no puedes dejar que eso te engañe haciéndote creer que no es un competidor feroz y extremadamente concentrado», explicó Taylor. «Al mismo tiempo, él siempre está feliz. Hay momentos en que pasaremos por una sesión difícil y todos están frustrados y deprimidos, pero él siempre es una persona optimista y feliz. Siempre es agradable estar cerca de alguien tan positivo».

Y así continúa. Veintitrés años y 422 carreras después, en su trayectoria notable, un corredor redescubrió su motivación bajo la lluvia. Todavía lo tiene, todavía en la cima de las cosas, todavía es capaz de triunfar, todavía con la esperanza de continuar.

«Esto es exactamente por qué me encanta correr tanto», dijo Castroneves. “Te reinventas a ti mismo. Tú aprendes. Te pruebas a ti mismo que todavía eres capaz de hacer cosas. Todavía tengo mucho fuego en mí. Hay mucho combustible para quemar. Fue genial poder mostrar lo que este grupo de personas puede hacer. Había mucho riesgo, pero con el riesgo viene una gran recompensa».

Y una gran carrera. Uno que, si tiene su deseo, no terminará pronto.

Latest Posts

Ericsson renueva asociación con Chip Ganassi Racing para 2021 y más allá

Marcus Ericsson regresará al auto No. 8...

Honda liga tercer Campeonato de Fabricantes consecutivo

Para Honda Performance Development, la temporada 2020...