martes, octubre 27, 2020

Con 72 puntos, Dixon puede ser campeón en Indianápolis en viernes

Texto: Geferson Kern / Colaborador de IndyCarLatinos.com Brasil

Scott Dixon es imbatible en 2020. Con cuatro victorias en 11 carreras, el cinco veces campeón tiene una ventaja de 72 puntos sobre su rival más cercano, el estadounidense Josef Newgarden, en la lucha por el título de la NTT INDYCAR SERIES esta temporada.

Con tres carreras para el final del campeonato y 162 puntos aún en juego, el neozelandés puede tener el honor de celebrar el sexto título de su carrera en el Indianapolis Motor Speedway, escenario de las dos próximas carreras… tan pronto como el viernes.

Después de todo, las rondas 12 y 13 de 2020 se llevarán a cabo nuevamente en el formato de fecha doble, en el circuito mixto de Indianápolis, el 2 y 3 de octubre. Un viernes y un sábado. ¿El motivo? Cuando se acomodó la carrera, en medio de la reprogramación provocada por la pandemia, el domingo de ese fin de semana ya estaba reservado para una carrera de resistencia: las 8 Horas de Indianápolis, válidas para el Intercontinental GT Challenge. (IGTC). Con las matemáticas en este momento, el campeonato se puede decidir antes de que comience el fin de semana, incluso en la primera carrera, el viernes.

Para que eso suceda, Dixon tendría que ganar, lo que le sumaría al menos 51 puntos (50 de la victoria más un punto por liderar al menos una vuelta de la carrera). La diferencia llegaría a 123. Newgarden, en este escenario, no debe sumar puntos de bonificación por pole position o vueltas en el liderato, ni pasar del puesto 15, posición que le valdría 15 puntos. En este escenario, el piloto de Penske estaría 108 unidades detrás de Dixon, con exactamente 108 en juego en la segunda carrera de Indy y la última fecha, el 25 de octubre, en St. Petersburg.

Si Dixon gana y suma dos de los cuatro puntos de bonificación en Indianápolis, Newgarden necesitaría finalizar en 14º puesto (sin liderar) o peor para que el piloto de Chip Ganassi selle el título. Si Dixon obtiene tres puntos de bonificación, Josef debe llegar en 13º (sin liderar). Si asegura los cuatro puntos de bonificación, será campeón incluso si su rival termina en el lugar 12 (sin liderar) o peor. Aunque ambos terminaran empatados, Dixon se llevaría el trofeo a casa al tener cinco victorias, mientras que el estadounidense sólo alcanzaría un máximo de cuatro.

El piloto del No. 9 también puede alcanzar el título de otras formas: si las carreras finales del campeonato tienen sólo 23 autos inscritos, Dixon ya habría asegurado siete puntos en cada carrera, incluso si finaliza en 23 y última posición en la Carrera 2 en Indy y St. Pete. En este caso, si gana la Carrera 1 de Indianápolis y Newgarden queda sexto, Dixon podría ser el campeón con solo comenzar las dos últimas carreras del año, incluso si el oponente directo tuviera todos los puntos posibles en ambas.

En este caso, el neozelandés se anotaría 137 puntos, mientras que Newgarden acumularía un máximo de 136. La cuenta cambia ligeramente en caso de una posible victoria con más puntos de bonificación obtenidos por Dixon en la ronda inicial de la ronda doble en Indianápolis.

El hecho es que el piloto de Chip Ganassi está cada vez más cerca de quedar a un título de A.J. Foyt como el mejor campeón de categorías de autos Indy de todos los tiempos.

Latest Posts