jueves, octubre 29, 2020

Mario Andretti, exaltado (desde lejos) por la pole de su nieto Marco en Indy 500

Texto de Bruce Martin para INDYCAR

Cuando Marco Andretti ganó la pole de las «500 Millas de Indianápolis presentadas por Gainbridge» durante el Fast Nine Shootout el domingo, en el Indianapolis Motor Speedway, su abuelo Mario Andretti estaba tan emocionado de regreso en Pennsylvania que golpeó la mesa con el puño.

«Golpeé mi puño con tanta fuerza contra la mesa que creo que la rompí”, dijo Mario a INDYCAR momentos después de que su nieto venciera a Scott Dixon por el primer puesto en la clasificación. «Y tengo que conducir el biplaza la semana que viene cuando salga a Indianápolis».

Al ganar la pole para la carrera del 23 de agosto, Marco restauró el nombre Andretti a la cima de la Torre de Posiciones, después de la calificación, por primera vez en 33 años. El último Andretti en ganar la pole en IMS fue Mario en 1987. Marco tenía sólo dos meses de edad.

«Ellos estaban aquí porque Michael manejaba y Sandy (la esposa de Michael en ese momento) siempre estaba aquí con los niños», dijo Mario sobre su casa en Nazareth, Pennsylvania. «Mis hijos, cuando tenían esa edad, siempre estaban aquí con nosotros».

«Ellos eran ‘Racetrack Little’ (los pequeños de la pista de carreras), así es como los llamábamos».

Marco pudo haber sido el pequeño de la pista en 1987, pero el domingo condujo como un superhéroe. De hecho, fue el segundo día consecutivo en que el piloto de tercera generación salió en el calor del momento y entregó como un campeón.

Apenas 24 horas antes en la primera ronda de clasificación del sábado, Andretti salió a la 1:30 p.m. (hora local) en el calor del día y anotó el promedio de cuatro vueltas más rápido de cualquiera de los 33 pilotos que hicieron intentos de calificación en el Día 1.

Como el piloto más veloz rumbo al Fast Nine Shootout del domingo, Andretti fue el último piloto en el óvalo de 2.5 millas en hacer su intento de calificación.

El clima era caluroso y ventoso, con ráfagas de viento que creaban un fuerte viento de cola en la curva 1 y un viento en contra en la curva 3.

Eso causó estragos en los demás pilotos de Andretti Autosport en la sesión. El sábado, los pilotos de Andretti barrieron las cuatro primeras posiciones, con Andretti, Ryan Hunter-Reay, Alexander Rossi y James Hinchcliffe. Pero el domingo, los otros pilotos de Andretti no tenían suficiente carga aerodinámica en sus coches para compensar las ráfagas de viento.

Hunter-Reay calificó en quinto, Hinchcliffe en sexto y Rossi en noveno.

Dixon, el cinco veces campeón de la NTT INDYCAR SERIES, estaba en la pole después de una brillante carrera de cuatro vueltas a 231.051 mph como el cuarto piloto en hacer un intento. La velocidad en el No. 9 del PNC Bank Chip Ganassi Racing Honda de Dixon se había mantenido durante la última sesión hasta que Marco estaba listo para hacer su intento.

«Eso fue todo, esa fue mi preocupación”, dijo Mario Andretti. “Por eso pensé: ‘Dios mío. ¿A quién tiene que vencer? Tenía que vencer al mejor, y ese es Scott Dixon.

“Pensé, ‘Oh, Dios mío’. Antes de eso, tres de sus coequiperos debieron haber reaccionado exageradamente en las configuraciones. Pero tengo que darle crédito al equipo por no haber sido diseñado en exceso. A veces, es fácil sobre-ajustar para compensar las condiciones».

Mientras Mario miraba atentamente por televisión, admitió estar preocupado.

Por segundo día consecutivo, Marco enfrentó el desafío, manejando una corrida de cuatro vueltas perfectamente ejecutada que promedió 231.068 millas por hora (371.867 kph) en el No. 98 U.S. Concrete/Curb Honda.

«Estaba más emocionado que nunca», dijo Mario. “Nunca había estado tan nervioso en mi vida, especialmente después de ver a sus compañeros salir y de alguna manera, perdieron velocidad. Pensé: «Dios mío». Pero hizo un manejo espectacular. Realmente conducía maravillosamente. Mantuvo la compostura todo el tiempo».

«El viejo Marco realmente me mostró algo hoy. Ayer y hoy. Miren las condiciones del sábado cuando salió. Nadie se acercaba a su velocidad cuando salió ayer. Estaban cayendo. Luego, acelera en una para ponerlo arriba».

«Hizo lo mismo hoy. Realmente me mostró algo».

Cuando Marco salió de Gasoline Alley para hacer su intento de calificación, recordó algunas palabras famosas que su abuelo le decía a menudo.

«El viento puede asustarte, pero el viento nunca te estrellará”, dijo.

Marco recordó esas palabras mientras se preparaba para su intento de calificación.

«Desde el primer día, siempre he dicho eso», dijo Mario. “Hay que adaptarse y todo lo demás, pero para ser honesto contigo, el viento te va a asustar pero hay que saber compensar y seguir adelante».

«Él hizo su trabajo, pero el equipo también le dio un equipo que es capaz. Es un esfuerzo de todo el equipo, pero elogio a Marco por sacar cada gramo de eso que el auto tiene para dar. Es un gran día para nosotros, para el equipo y para la familia. Me encanta, y también me encanta por Michael».

Debido a la COVID-19, los aficionados no pueden ingresar al IMS de manera masiva, pero algunos fanáticos extremadamente leales han estado haciendo fila afuera del Speedway durante toda la semana en 16th Street. Hay un espacio en las tribunas entre las curvas 1 y 2 donde los fanáticos pueden ver el interior de las instalaciones de carreras y ver un tablero de video que muestra la acción de la pista mientras escuchan los motores.

Ellos regresaron el domingo para ver las clasificaciones.

Cuando Andretti ganó la pole, la afición rugió. Dentro de muchos de los garajes en Gasoline Alley, los equipos rivales y los pilotos vitorearon, incluidos los cuatro pilotos del Team Penske.

«(El presidente de IMS) Doug Boles me acaba de enviar un video de los fans afuera en la Calle 16 cuando Marco ganó la pole y fue increíble, no podía creerlo», comentó Mario. “Fue tan reconfortante que obtuvo ese tipo de reacción por parte de ellos. Todo regresa».

El legado Andretti continúa.

«Estamos orgullosos de la oportunidad y agradecidos por la oportunidad», dijo Mario. «Hemos estado allí la mitad de la vida de esta carrera, de verdad. Mi primera experiencia fue allí en 1958 como aficionado, tres años después de mi llegada a Estados Unidos. Asistí allí como espectador. Llevamos mucho tiempo allí, miren lo que ha hecho por nuestra familia, en general».

«El Speedway ha sido muy bueno con nosotros, no hay duda al respecto».

Mario regresará a Indianápolis el próximo jueves. El viernes, dará las vueltas de práctica en el biplaza de INDYCAR y correrá las vueltas de desfile en la carrera del próximo domingo.

No puede esperar a ver a su viejo rival de carreras A.J. Foyt con una mascarilla en Gasoline Alley. Pero está muy orgulloso de la forma en que su nieto se comportó este fin de semana en la clasificación.

No es que Marco ganara la pole; es como lo hizo.

“Me encanta eso”, dijo Mario. “He dicho que es la marca de un campeón. Realmente me mostró algo, no sólo lo hizo ayer, sino también aquí, hoy. No se inmutó. Hizo su trabajo.

«Eso es lo que se necesita».

Latest Posts

Álex Palou, nuevo piloto de Chip Ganassi Racing

Álex Palou llamó la atención en su...

Felix Rosenqvist se une a Arrow McLaren SP para 2021

Felix Rosenqvist se unirá a Arrow McLaren...

Ericsson renueva asociación con Chip Ganassi Racing para 2021 y más allá

Marcus Ericsson regresará al auto No. 8...

Honda liga tercer Campeonato de Fabricantes consecutivo

Para Honda Performance Development, la temporada 2020...