miércoles, octubre 21, 2020

Milton: primer bicampeón en Indy y más que eso para superarlo

Faltan dos días para las 500 millas de Indianápolis. Dos son las victorias en la carrera de Tommy Milton, un estadounidense nacido en 1893 en el estado de Minnesota que también se convirtió en el primer bicampeón.

Lo que, por increíble que parezca, quizás no sea su mayor logro en su carrera: Milton compitió -y ganó- con la visión en uno solo de sus ojos, lo que probablemente haría imposible su presencia en el automovilismo hoy.

La destreza y el plan de estudios de Milton frente a sus limitaciones físicas eran increíbles: había sido ciego del ojo izquierdo desde que nació y tenía aproximadamente dos tercios de la visión en el ojo derecho. Inició su carrera a los 21 años, en 1914, en pruebas regionales sobre óvalos terrestres. Solo dos años después, en 1916, pudo enfrentarse a algunos de los grandes nombres del automovilismo estadounidense en ese momento, en eventos de alcance nacional. La primera victoria llegó en 1917, en un óvalo con piso de concreto en la ciudad de Providence.

En 1921, Milton se incorporó al equipo Frontenac, en el puesto que dejó Gaston Chevrolet, el menor de los tres hermanos Chevrolet que habían vendido la empresa del mismo apellido al fundador de General Motors, Will Durant, unos años antes. Gaston había ganado la Indy 500 en 1920, pero perdió la vida a finales de año en un trágico accidente en el óvalo con suelo de madera de Beverly Hills.

Ese año, fue el turno de Milton, en su tercera aparición, de ganar por primera vez la carrera más prestigiosa de la temporada, en una carrera dominada por Ralph DePalma, uno de los grandes especialistas de Indianápolis de la época y de la historia: ganó la carrera en 1915 y se retiró con dos vueltas para el final en 1912, después de liderar 196 de 200 vueltas. En el año de la primera victoria de Milton, fue una explosión de motor lo que dejó a DePalma fuera del camino.

Aún en 1921, Milton ganó su primer y único título en el campeonato de Fórmula Indy en ese momento, organizado por AAA (Asociación Estadounidense del Automóvil). Ganó tres de los 20 puntos que contaron para el campeonato (incluidas dos rondas quíntuples en el óvalo de tablones de Beverly Hills antes mencionado). Los llamados óvalos de tablas, hay que decirlo, predominaron en ese momento: solo la pista de Indianápolis, todavía completamente pavimentada con ladrillos, así como el óvalo de tierra de Syracuse, en el estado de Nueva York, no tenían pisos de tablas en el calendario de ese año.

En 1922, el título del campeonato y las 500 Millas fueron para el que sería el gran rival de Milton en aquellos días, Jimmy Murphy, quien se convirtió en el primero en largar desde la pole y ganar la misma edición de la Indy 500. A cambio de Milton llegó al año siguiente y en la misma moneda, con la pole y la victoria en las 500 Millas, con derecho a nada menos que 128 vueltas lideradas de las 200 disputadas.

La carta de triunfo de Milton, sin embargo, fue providencial: entre las vueltas 103 y 151, Howdy Wilcox lo reemplazó al timón del auto, una práctica común en ese momento. Sin embargo, cuando el mismo piloto arrancó y recibió la bandera, su reemplazo no fue acreditado, a diferencia de lo que sucedería el año siguiente, por ejemplo, cuando el auto en el que Lora Corum arrancó fue tomado por Joe Boyer durante toda la carrera, que tomó. la máquina a la bandera, y los dos fueron acreditados como los primeros en ser co-ganadores la carrera en la historia.

Mientras Wilcox, campeón de la carrera de Indianápolis en 1919, controlaba el coche en el año del segundo campeonato de Milton, éste aprovechó para recuperarse físicamente: durante el descanso, tuvo que vendar sus manos que estaban llenas de burbujas y cambiarse de zapatos, debido a pliegues dolorosos en los dedos de los pies. Cosas de una época en que las pruebas eran especialmente estresantes: la Indy 500 de ese año se completó en exactamente cinco horas y 29 minutos.

Ah: la carrera de 1923 ganada por Milton fue la primera con la participación de conductores sudamericanos y/o latinos en Indianápolis. El honor recayó en los argentinos Raúl Riganti y Martín de Álzaga, que incluso empezaron adelante. Ambos, sin embargo, abandonaron y terminaron clasificados en los lugares 22 y 24, respectivamente.

Milton seguiría compitiendo hasta 1927 cuando se jubiló para ser ingeniero en Packard, un fabricante de automóviles de lujo muy prestigioso en ese momento. Fue así como fue invitado a regresar a Indianápolis en 1936, para guiar al Pace Car en la carrera, cuando hizo una sugerencia que fue aceptada y aún se adopta hoy: presentar al ganador de la carrera el Pace Car de esa edición. El primer beneficiado de la idea del primer bicampeón fue Louis Meyer, ganador de la 36ª carrera, cuando, curiosamente, se convirtió en el primer tricampeón en Indianápolis. En el mismo año que, al llegar a Victory Lane, pidió una botella de leche para beber e inauguró otra tradición inmortal del evento.

En su carrera automovilística, Milton también fue jefe de comisarios de las 500 Millas de 1949 a 1952 e, incluso en los tiempos de piloto, poseedor del récord en una serie de pruebas de velocidad. Un ejemplo de perseverancia y habilidad sin importar las dificultades. Esas historias que tenían que estar en Indianápolis para que sucedieran.

Texto: Geferson Kern / Colaborador de IndyCarLatinos.com Brasil

Latest Posts

Andretti, Foyt, Carpenter y McLaren: la lucha por $ 1 millón en la parte inferior de la parrilla

Texto: Geferson Kern/Colaborador de IndyCarLatinos.com Brasil

Andretti, Foyt, Carpenter e McLaren: a briga por US$ 1 milhão no fundo do pelotão

Texto: Geferson Kern/colaborador Brasil do IndyCarLatinos.com

Las matemáticas de la disputa por el título de IndyCar en St. Petersburg

Texto: Geferson Kern / colaborador Brasil de...

Dixon busca liderar campeonato «de principio a fin»

Texto: Bruce Martin para IndyCar.com