martes, octubre 27, 2020

Dos semanas a todo ritmo: el desafío de las cuatro carreras

El desafío es gigante. El coronavirus marca el camino del deporte mundial. Indycar no es ajeno a las nuevas tendencias de apretar calendarios, de moverse en pelotón por las carreteras como circos gigantescos que desplegan su entretenimiento durante dos días muy agitados y a las pocas horas ya están moviéndose a otra ciudad. Así hoy es la vida del poco automovilismo que se ha puesto en marcha. Los equipos de Indycar saben bien cómo es el juego, aunque este mes de julio quedará en el recuerdo.

Si bien la primera carrera les dio tiempo de recuperación en Texas (hubo cuatro semanas para trabajar), desde que los autos pisaron el circuito de Indy GP en Indianápolis Motor Speedway, los mecánicos, jefes de equipo y pilotos sabían que estaban al frente cuatro carreras (Road America es doble competencia) en apenas 15 días. El viernes 17 de julio ya comienza la acción en el óvalo de Iowa.

Cada carrera se hará en un día en Road América. Práctica, clasificación y carrera el sábado, idéntico organigrama para el domingo, sin ensayos. Directamente a buscar los tiempos para formar la grilla de la cuarta fecha del año. Extenuante.

«Creo que realmente se tratará de priorizar qué hacer en el auto, porque no hay mucho tiempo para practicar, y tampoco muchos minutos para intervenir en el setup entre la práctica y la calificación», le contó Rob Edwards el medio RACER. Andretti Autosport, que no tuvo un buen arranque de año, tiene cinco autos en la categoría. «Quizás haya que priorizar una lista de cosas que realizar, tienes que asegurarte de que lo que hagas sea correcto. No tendrás mucho tiempo para experimentar», agregó Edwards.

Físicamente para los pilotos también será un fin de semana complejo. Porque es mucha actividad concentrada en dos días, dos carreras de 55 vueltas, con la vedette de este año: el aeroscreen. Se espera calor en Wisconsin, por lo que trabajarán para refrigerar lo más posible el habitáculo. La clave para cada equipo será recibir los autos con la menor cantidad de daños posible. Para analizar cómo moverse entre las ciudades.

Cada equipo recorrió 340 millas desde Indianápolis, la ciudad donde está la base de operaciones de la mayoría. Luego volverán y el miércoles o el jueves estarán de viaje a Iowa: tienen 440 millas hasta el óvalo. Sin dudas, dos semanas de las más exigentes en la historia de Indycar.

Latest Posts