jueves, octubre 29, 2020

Historias de Indy 500: La vida de Ramiro Gamero, un latino que forma parte del equipo de los Thunderbirds

No sólo está feliz por estar en las 500 Millas de Indianápolis. Está feliz porque ama lo que hace. Porque cuenta con orgullo el esfuerzo que costó y las horas de educación que invirtió. También sonríe porque sabe que su compatriota Pato O’Ward es una de las sensaciones de la temporada. Y disfrutará de la carrera. Sí, Ramiro Gamero es mexicano, nacido y criado en Guadalajara, Jalisco. La charla con Indycarlatinos transcurre el sábado, previo a la carrera. Aún no sabía, pero si se imaginaba, una gran actuación de O’Ward, que se llevó el premio a Novato del Año en las Indy 500. Gamero está para otra cosa, además de ver autos de carrera. Es mecánico oficial de la nave Nº 4 de los Thunderbirds. Los «Pájaros Trueno» son el Escuadrón de Demostración Aérea de la USAF. Es el grupo de vuelo acrobático de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Formado en 1953, realizó su primera exhibición aérea el 7 de julio de ese mismo año. El equipo empezó con una formación de tres aeronaves y más tarde se les unió una cuarta. Actualmente, la formación tiene seis aeronaves. Y dieron el show antes de la edición 104º de las Indy 500, previo a la orden del encendido de motores otorgada por el mismísimo Roger Penske.

«Estar en este grupo es un sueño grande hecho realidad porque básicamente así es mi historia. Yo nací en México y viví 15 años de mi vida en Guadalajara. Y para venir a Estados Unidos y poder hacer esto tuve que ingresar a la Fuerza Aérea de EEUU y estudiar, estudiar muy duro. Somos tres hermanos en la familia y los tres estamos en la Fuerza Aérea. Pero toda mi familia está en Guadalajara todavía», le cuenta Ramiro a Indycarlatinos.

Ramiro Gamero es sargento y ahora vive en Riverside, California. Desde 2010 forma parte de la Fuerza Aérea. Su trabajo de técnico en aeronaves tácticas también se amplia a responsabilidades que incluyen realizar inspecciones programadas, verificaciones funcionales y mantenimiento preventivo en aeronaves tácticas y asegurarse de que la aeronave reciba el servicio adecuado con combustible, fluido hidráulico y oxígeno líquido. Gamero estaba destinado en la base aérea de Kunsan, Corea del Sur, antes de unirse al equipo. Uno de sus hobbies es andar en motocross, por eso disfruta la visita a los pits de IndyCar.

También se anima a dar consejos para la juventud, ya que cree en ellos. Especialmente en los sueños de la comunidad latina. «Tomé la decisión de alejarme de las malas influencias y esforzarme, estudiar como nunca lo había hecho. Todo con la misión de aplicar a la Fuerza Aérea y me aceptaron. Estuve en varios lugares. Estuve en Alemania, en el sur de Corea, en Afganistán. Estuve en varios lugares desempeñándome. Representamos a toda la Fuerza Aérea. Nuestra misión es reclutar e inspirar. Y para estar en este lugar, ademas de estudiar mucho, tuve que aplicar, mandar mi resumen, mandé todo lo que había hecho, con fotografías, datos, recomendaciones, historias. Toda mi carrera. No cualquier persona está donde estamos nosotros».

El F-16 Fighting Falcon usado en los Thunderbirds es un caza monomotor muy famoso en la historia de la aviación mundial. Desarrollado por la compañía estadounidense General Dynamics en los años 1970 para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, entró en servicio en 1978. Aunque originalmente fue diseñado como caza ligero de acuerdo con las reglas de vuelo visual diurnas, fue evolucionando hasta convertirse en un extraordinario cazabombardero. En 1993 el Fighting Falcon cambió de fabricante, ya que ese año General Dynamics vendió su empresa de producción de aeronaves a la compañía Lockheed,​ la que hoy en día es Lockheed Martin después de su fusión en 1995 con Martin Marietta. Los usados en los Thunderbirds son casi la última versión, los llamados Bloque 52, diseñados en 2003.

Ramiro Gamero es responsable técnico de la aeronave Nº 4. Para llegar a ese puesto hubo mucho esfuerzo y conocimiento. Pero, sobre todo, dedicación. «Es que es así, en la vida hay que tener mucha dedicación, no sólo en lo que estoy haciendo yo en las Fuerzas Armadas. Yo siempre pienso que hay dos tipos de personas en esta vida. Buenos y malos. Así que no importa lo que tu quieres hacer, sé esa buena persona, siempre. Así seas doctor, así quieras ser policía, lo que tu quieras, sigue tus sueños, nada más, esfuérzate. Y sigue estudiando. Yo sigo teniendo sueños. En el futuro yo quisiera volar, ser piloto de una de estas naves. Estoy haciendo todos los pasos para estar ahí arriba», cuenta.

-¿Qué mensaje le dejarías a los jóvenes que se inspirarán tras leer esta nota?

-Lo que quisiera decirles a los chicos es que le echen ganas y hay oportunidades, nada más hay que buscarlas. Y si algún día te cierran una puerta, no descanses. Hay que abrir otra. Y sigan estudiando, no importa lo que diga la gente o alguien de tu grupo de amigos. Estudia, esfuérzate.

Latest Posts

Ericsson renueva asociación con Chip Ganassi Racing para 2021 y más allá

Marcus Ericsson regresará al auto No. 8...

Honda liga tercer Campeonato de Fabricantes consecutivo

Para Honda Performance Development, la temporada 2020...