martes, diciembre 1, 2020

La historia de Rolando Coronado en IndyCar, el colombiano en quien los Andretti confían hace 20 años

Lleva el automovilismo en la sangre, a pesar de que su familia no ha sido formada en los deportes mecánicos. Su idioma es IndyCar, a pesar de que por 2004 se presentó la posibilidad de ir a un equipo de prueba de una de las escuderías de la Fórmula 1. Pero Rolando Coronado no quiso tomar esa oportunidad. Es que no es poca cosa trabajar, durante tantos años, con la familia más legendaria del automovilismo estadounidense: los Andretti. Con ellos ha hecho mucha experiencia y en 2017, nada más y nada menos, era el jefe de mecánicos de Takuma Sato, en esa edición 101 de las 500 Millas de Indianápolis que se quedó en manos del japonés.

La temporada 2020 no ha sido fácil, es más, tal vez haya sido una de las más complicadas de su vida. Porque el coronavirus se metió en nuestras vidas y también en el automovilismo. Hace unas semanas, en el callejero de St Petersburgo, se terminó el año. Allí su equipo pudo haber ganado la carrera con Alexander Rossi, Colton Herta y hasta con James Hinchcliffe, con quien trabajó en las últimas competencias tras la desvinculación de Zach Veach. Pero el Andretti Autosport debió conformarse con poco (los tres tuvieron despistes cuando estaban en la punta de la carrera) y Coronado ya trabaja pensando en el 2021. Ahora, ¿cómo comenzó su historia?

«Empecé en Colombia en el autódromo de Tocancipá, tenía unos 16, tal vez 17 años y comencé a trabajar con un señor que se llamaba Jorge Montaño. El preparaba dos carros de carreras Fiat 147 y me dio la oportunidad de colaborar en la pista, yo era el ayudante de un mecánico llamado Wilson Moreno. El equipo era de Luis Fernando Botero y ese señor Montaño me dio la oportunidad de trabajar en los carros de carrera. Yo hacia todos los trabajitos que Wilson me permitía y él fue quien más me enseñó sobre las carreras. Pero con el paso del tiempo me di cuenta que toda la información que se conseguía en Colombia acerca del automovilismo venía en inglés. Entonces me interesé en sacar una una visa de estudiante venir a estudiar a Estados Unidos el idioma inglés. Al cabo de unos tres años conocí a mi esposa. Ella estaba en la universidad y yo estaba terminando una carrera técnica en Florida Tech. Y nos casamos y me quedé. Trabajé en algunos concesionarios y en el 2000 conseguí un trabajo en la Fórmula Barber Dodge y así es más o menos es como fue mi comienzo. Luego pasé pasé de la Barber Dodge a Green Kool Team, que luego se convirtió en Andretti Autosport. Y así termino desarrollando toda mi carrera en Estados Unidos. Pero si mi familia es de la rama del automovilismo… Pues no, la mayoría de ellos son profesores y muy buenos profesores. Yo me di cuenta que como yo no sabía enseñar, me tocaba hacer algo diferente. En mi en mi familia nunca hubo ningún tema de automovilismo. Fue un tema que a mí solo siempre me interesó, me gustó, y lo seguí y como te digo todo comenzó con aquella oportunidad que me dieron en Colombia y gracias a Dios todo ha resultado bien», cuenta Coronado, siempre amable en cualquier entrevista.

Tras el título en la Barber Dodge con Jeff Simmons, la carrera de Coronado siguió en IndyCar.

-¿Cómo llegas al equipo de los Andretti?

-Yo al equipo llego de la siguiente manera. Yo vivía en Sebring y empecé a trabajar con Barber Dodge, es una serie pequeñita, era una categoría de soporte para IndyCar y al final de la primera temporada que hice con ellos, el piloto con quien trabajaba, Jeff Simmons, ganó el campeonato. Ahí lo contratan el Team Kool Green y al hermano de él, Chris Simmons, que era que era su ingeniero. Y Chris me llamó y me dijo que si me interesaba a trabajar en el auto de Indy Lights de Jeff. Yo le dije que sí. Me vine a Indianápolis a principios del 2000 y terminé trabajando en el Team Kool Green. Luego ese equipo se convierte en Andretti Green Racing y después en Andretti Autosport. Se puede decir que llevo con el mismo equipo 20 años…

-¿Cuáles fueron tus primeros pilotos en el equipo?

El primer piloto que tuve en Andretti como Andretti Autosport fue Ryan Hunter-Reay. Pero en el mismo edificio, cuando era Andretti Green Racing, fueron Jeff Simmons y Dario Franchitti.

-¿Y con quién recuerdas que te has llevado mejor?

-Pues yo con los pilotos la verdad me he llevado muy bien, con todos ellos. Obviamente para mí dos pilotos, diría tres, con los que he sido más cercano fue por ejemplo con Sebastián Saavedra cuando él corrió las 500 millas del 2012. Y fue muy chévere, Sebastián es muy buen amigo, un gran piloto, lógico le tomas más cariño porque es colombiano. Carlos Muñoz, también piloto colombiano, nos llevamos muy bien. Siempre uno con los latinos tiene un mejor entendimiento. Con Carlos tuvimos tres años excelentes aquí en Andretti. Y otro piloto que se me viene a la memoria, porque fue con el primer piloto en el que yo me dieron la titularidad como jefe de mecánicos fue EJ Viso, en 2013. Fue un año excelente, la verdad nos divertimos mucho, nos reímos mucho. Creo que es uno de los mejores años, si no el mejor año, que tuvo EJ en IndyCar. Si que tengo muy bonitas memorias de esos tres pilotos por los tres ser latinos, dos de ellos colombianos… Es una relación muy diferente esa realmente, pero con todos me he llevado muy bien. Yo no trato tanto con el piloto, ellos tratan más con el ingeniero y yo tengo un trabajo más cercano con los mecánicos.

Con distintos pilotos, el colombiano hace 20 años que convive en la estructura de la familia Andretti.

-¿Cómo es convivir con Michael y Mario Andretti?

-Con la familia Andretti es genial. Pues la verdad Michael es una gran persona, a veces es un poquito serio, pero una vez que tú lo conoces te das cuenta que tiene un gran corazón. Abre las puertas de su casa todos los años con una fiesta donde todas nuestras familias y nuestros hijos son invitados. Disfrutan de su piscina, Michael tiene un par de botes de alta velocidad, vive cerca de un lago y él pone a dos pilotos para que los niños vayan y se monten en los botes. Eso lo hace una vez al año, nos trata bien y tengamos en consideración que es uno de los pocos equipos que nunca ha cerrado sus puertas en la temporada baja. Y con esto de la pandemia pues ellos reorganizaron un poco las cosas desde el punto de vista financiero y ninguno de nosotros ha perdido el trabajo en este momento tan complejo. Los autos de Indy Lights no están corriendo y aún así Michael sigue pagando el salario a los 150 empleados que tiene en el equipo. Como dueño él es excelente.

-Y cómo se siente estar junto con Mario Andretti, un histórico del automovilismo mundial…

-Mario es una increíble persona. El estuvo en los pits con nosotros por los últimos dos años cuando yo fui jefe de mecánicos de Marco y nos llevamos muy bien, es muy querido. Cuando se pone de mal genio hay que escucharlo, es muy interesante porque tiene mucha experiencia y pues personalmente en mi opinión tal vez es uno de los mejores. Tal vez el mejor piloto de la historia en el automovilismo, es que no puedo mencionar a otro piloto que haya ganado un campeonato en casi todas las categorías del automovilismo en que participó. Obviamente hoy en día vivimos en tiempos diferentes con carros diferentes, pero es una persona con mucho conocimiento y tenerlo en nuestra estructura, en los pits, sirve y mucho. Y con Marco, en las temporadas que estuve con él, tuvimos una muy buena relación. Yo me retiré de su auto de carrera porque yo iba a tener un trabajo diferente este año y a un par de jefes de mecánicos se habían retirado del equipo porque se fueron a a otras ciudades, entonces un recambio de puestos en ese momento. Pero la pandemia hizo cambiar todo. Por eso yo dejo el puesto de jefe de mecánicos de su auto y paso a trabajar con el carro de Zach Veach, un piloto a quien también aprecio mucho…

La historia de Rolando Coronado es una de esfuerzos, sueños, pasión y jamás darse por vencido. Supo captar esa señal de los reglamentos deportivos y los libros que llegaban a Colombia en idioma inglés. Porque eso fue, una señal. Nada lo detuvo. Sin saber que podría llegar a consagrarse como uno de los mecánicos más reconocidos de IndyCar durante 20 años. La garra latina, una vez más, presente…

Latest Posts