Las esperanzas de Rossi de ser campeón se redujeron a una apuesta final

0
61

Alexander Rossi llegó al final del campeonato NTT IndyCar Series sabiendo que debía arriesgarlo todo. No era la situación que hubiera preferido, pero tanto él como su equipo Andretto Autosport tomaron el desafío. Desafortunadamente, todo eso no resultó en conseguir el título.

Rossi estaba 41 puntos por detrás del líder Josef Newgarden cuando comenzó el Grand Prix de Monterrey el 22 de septiembre en el WeatherTech Raceway Laguna Seca. Para arrebatarle el campeonato a Newgarden, Rossi tendría que correr riesgos. E hizo justamente eso.

Rossi finalizó sexto en la carrera, mientras que Newgarden llegó octavo, lo cual fue suficiente para quedarse con el campeonato por 25 puntos sobre su compañero del Team Penske, Simon Pagenaud, quien terminó cuarto en la carrera y segundo en las posiciones finales, sólo ocho puntos delante de Rossi.

En definitiva, se trataba de correr riesgos. No había mucha diferencia con la carrera final de 2018, cuando Rossi cayó por 52 puntos en su intento por proclamarse campeón. Tal como en aquel momento, la situación requería arriesgarse.

“Quisimos apostar a intentarlo”, dijo Rossi. “Es desafortunado encontrarnos dos años seguidos en posición de tirar los dados. Preferiría haber sido líder o haberme encontrado en una posición más realista de esas que te permiten hacer más que una carrera normal… Podríamos haber tenido un tercer auto de seguridad, lo que de nuevo, no hubiera sido suficiente”.

La dificultad de estos riesgos se vio agravada por el lugar. Los autos de Indy no habían corrido en Laguna Seca desde 2004. Mientras se familiarizaban con las características y el diseño del circuito, Rossi y su equipo no tuvieron información relevante sobre como plantear el juego – llamémosle en términos de degradación de los neumáticos primarios negros y de cómo alternar con los rojos.

Todo lo que tenían para trabajar era información obtenida en las sesiones de práctica y clasificación.

“Es duro porque es una carrera nueva sin datos históricos, así que tuvimos que buscar en la clasificación y en el hecho de de que los neumáticos rojos usados fueron tanto o más rápidos en la segunda salida que siendo nuevos”, dijo Rossi. “Así que tomamos eso como una indicación de que quizás los rojos podían aguantar más de lo que la gente esperaba”.

“Finalmente, ese no fue el caso… Fue un riesgo planificado. No fue un disparo en la oscuridad, loco, con cero posibilidades de alcanzar algo. La estrategia conservadora ha sido simplemente emparejarnos con los autos que nos rodeaban y esperar adelantar lugares en la largada, por el desgaste, o lo que fuera… Sólo pienso que todo se reducía a que, si tenías el auto, cualquier estrategia que pusieras en práctica podía lucir casi mágica. Pero tuvimos el auto hoy.”

Entrando en la última fecha de 2018 en el Sonoma Raceway, Rossi superaba a Dixon por 27 puntos. Rossi terminó séptimo mientras que Dixon lo hizo segundo, lo cual le dio el quinto campeonato de su carrera. Luego de ello Rossi sintió que dejó escapar el título.

Este campeonato, como el de 2018, requería hacer apuestas que no dieron los resultados esperados. En el final, Rossi inclinó la balanza para el lado de Newgarden.

“Minimizamos mucho nuestros errores el año pasado”, dijo Rossi. “Finalmente creo que de uno u otro modo, le regalamos a Scott un campeonato. Creo que no fue lo que hicimos este año. Penske, y especialmente el auto (N°) 2, fueron más fuertes que nosotros, y esto era lo que debía suceder.”

“No se puede negar el hecho de que Josef lideró todo menos una carrera esta temporada. Y desde una perspectiva deportiva, probablemente ganó el muchacho correcto. Él llegó acá con un liderazgo bastante grande, y si se hubiese esfumado con el puntaje doble, me hubiera encantado. Pero probablemente no hubiera sido lo que debería suceder. Josef hizo un gran trabajo, Simon hizo un buen trabajo en el final, y nosotros sólo sumamos un par de puntos que no alcanzaron.”

Desde su segunda posición en la grilla de partida de Laguna Seca, Rossi sabía que debía ganar para tener oportunidad de aspirar a la Astor Cup.

“Estabas intentando ganar, es verdad, por lo que no quieres ir hacia atrás”, dijo. “Al final de la carrera, cuando nos dimos cuenta de que el campeonato estaba un poco lejos de nuestras posibilidades, tratamos de acercarnos a Simon… Por alguna razón, no teníamos la durabilidad en las cubiertas que necesitábamos. Pienso que fuimos uno de los mejores autos con la cubierta negra y tuvimos la posibilidad de reducir un déficit bastante grande, aún en la parada final luego de la relargada. Pero nuestra suerte estaba echada luego del primer stint. Fue bastante diabólico”.

¿Resultado final? Rossi y el Napa Auto Parts Andretti Autosports Honda N° 27 se anotaron otra temporada primer nivel, una que se redujo a tomar riesgos para superar al líder en el campeonato. La apuesta era a la esperanza – y los puntos – pero no alcanzó su cometido.

“Estábamos muy comprometidos en tratar de hacer algo diferente”, dijo Rossi. “Si terminamos terceros moviéndonos, fue mejor que haber sido complacientes y volvernos a casa siendo segundos. Desafortunadamente fue un riesgo que no valió la pena… Simplemente no estaba destinado a suceder”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí