lunes, octubre 26, 2020

Marco quiere terminar con «La maldición de Andretti» en Indy 500 y confirma su velocidad con la pole

Marco Andretti finalmente se quedó con la pole para las 500 Millas de Indianápolis en un primer paso para romper la infame «Maldición de Andretti» en el Indianápolis Motor Speedway. Andretti registró un promedio de cuatro vueltas de 231.068 mph en la calificación del domingo, y un Andretti estará al frente de la categoría cuando se muestre la bandera verde por primera vez en 33 años. Mario Andretti ganó su tercera y última pole para la Indy 500 en 1987, cuando su nieto Marco era un bebé: tenía apenas dos meses de vida.

Mientras Marco Andretti inspeccionaba las condiciones antes de la calificación del domingo, notando que el viento había aumentado con respecto al día anterior, cuando también era el más rápido en el pelotón, recordó el consejo que Mario Andretti ha compartido durante mucho tiempo con la familia de las carreras. «Dijo: ‘El viento te asustará, pero nunca te estrellará'», dijo Marco Andretti con lágrimas en los ojos.

El piloto de tercera generación fue recibido por sus compañeros de equipo de Andretti Autosport, Rossi, Veach, Hunter-Reay y Hinchcliffe, luego compartió un abrazo con su padre, Michael, el dueño del equipo. Mario Andretti anotó la única victoria de la familia en Indy 500 en 1969; Michael Andretti se quedó corto en 16 intentos, y la carrera del 23 de agosto será el 15º intento de Marco Andretti.

«Fantástico. Fue increíble», dijo Michael Andretti. «No quité el pie del acelerador». Andretti Autosport había terminado con cuatro autos entre los cuatro más veloces de la clasificación del sábado. Pero sus compañeros de equipo James Hinchcliffe , Alexander Rossi y Ryan Hunter-Reay no tenían la misma velocidad que el sábado, sus autos estaban nerviosos y Michael Andretti temía su el equipo quedaría excluido de la primera fila.

Scott Dixon registró un promedio de cuatro vueltas de 231.051 mph para tomar el primer lugar y lo mantuvo hasta que Marco Andretti salió en el último turno. Las dos primeras vueltas de Andretti fueron devastadoras, y dijo que realmente comenzó a sentir el viento en la segunda vuelta. Lo mantuvo abierto y avanzó para lograr un logro trascendental para la familia Andretti. «Se lo merece. Sé lo que este lugar significa para su familia y especialmente para él», dijo Dixon. «Hizo un buen trabajo incluso bajo esta presión para que funcionara. Si alguien iba a hacerlo, esperaba que fuera Marco».

Casi todos los pilotos se dirigieron al pit lane para felicitar a Andretti, quien, como su padre, ha sido perseguido en Indianápolis. Marco Andretti nunca ha mejorado su segundo puesto como novato en 2006. Su padre, que nunca ganó una pole, terminó segundo en 1991. «Un Andretti en la pole en Indianápolis; lástima que no pudimos escuchar a la multitud explotar», dijo su compañero de equipo Hunter-Reay. La 104ª edición de Indy 500 será la primera en la historia de la carrera sin espectadores, ya que la pandemia de coronavirus obligó al nuevo propietario de la pista, Roger Penske, a cerrar las puertas al público.

Andretti se sentará en la primera fila junto a dos ex ganadores de Indy 500. Dixon de Chip Ganassi Racing se clasificó segundo y Takuma Sato fue tercero para Rahal Letterman Lanigan Racing. Rinus VeeKay, el novato holandés de 19 años de Ed Carpenter Racing, fue cuarto y el único piloto de Chevrolet en los nueve rápidos. Hunter-Reay y Hinchcliffe llenaron la segunda fila. El español Alex Palou, novato de Dale Coyne Racing, fue séptimo y comenzará junto a Graham Rahal y Rossi. El catalán llegó a 240 mph en su velocidad final, en el epílogo de la recta principal, unos 386 km/h.

Latest Posts