jueves, octubre 22, 2020

Takuma Sato entró en la historia grande de Indy 500: segundo triunfo, derrotando a Dixon

¡Hay fiesta en Japón amigos! Entró en la historia grande Takuma Sato. Porque no sólo tiene entre sus dedos el anillo de las 500 Millas de Indianápolis de 2017. Ahora son dos… El japonés logró su segunda victoria en las Indy 500 tras contener a Scott Dixon y finalmente ganar bajo bandera amarilla por un tremendo accidente de Spencer Pigot, en un Indianápolis Motor Speedway que quedó vacío debido a la pandemia. Los comisarios deportivos se negaron a lanzar una bandera roja después de un choque violento de Pigot con solo cuatro vueltas restantes. Pigot necesitaba atención médica en la pista, la escena del accidente era un campo de escombros y no había forma de que la carrera pudiera reanudarse y terminaron bajo amarilla.

Dixon, el cinco veces campeón de IndyCar que había dominado la carrera, preguntó en su radio si IndyCar iba a dar a los pilotos unas vueltas de acción antes del final de la bandera a cuadros, al estilo NASCAR. «¿Están poniendo la bandera roja?» Preguntó Dixon. “Tienen que poner la roja. No hay forma de que puedan limpiar eso», decía el piloto de Ganassi cuando pasaban por allí, a tres del final, siempre con bandera de precaución. IndyCar nunca arrojó la bandera y Sato llevó a Dixon a través de la línea de meta bajo amarilla. Dixon, quien lideró 111 de las 200 vueltas en busca de su segunda victoria en Indy, estaba visiblemente decepcionado. “Definitivamente uno difícil trago. Tuvimos un gran día, estaba seguro que no lo iban a lograr a ese ritmo, no sé qué hubiera pasado si corríamos esas cinco vueltas, pero así son las carreras”, dijo Dixon. “La primera vez que los he visto dejar que se acabe así. Pensé que usarían bandera roja».

Esta vez, con solo cuatro vueltas restantes después del golpe de Pigot, realmente no hubo tiempo suficiente para permitir vueltas finales con bandera verde. Dixon había imaginado que finalmente atropellaría a Sato mientras Sato trabajaba a través del tráfico de vueltas, y creía que el equipo de Sato estaba reduciendo el combustible. Nada de eso importó al final, ya que Sato pudo deslizarse por la pista y luego subir en el ascensor que el nuevo propietario de la pista, Roger Penske, instaló para llevar al ganador al Círculo de Ganadores. Junto al paseo estaban los dueños del equipo Bobby Rahal, el ganador de la Indy 500 de 1986, y David Letterman, ex estrella de la TV estadounidense, con su prominente barba blanca abrazando a Sato.

«Sabía que Scott venía muy rápido en la curva cuatro, estaba con gran ritmo, tuve que detenerlo un par de veces», dijo Sato. La celebración fue algo silenciosa ya que el equipo de RLL tenía un círculo de ganadores socialmente distanciado. Penske se vio obligado a albergar sus primeras 500 Millas como propietario de la icónica pista de carreras sin fanáticos y eso hizo que el lugar más grande del mundo fuera sorprendentemente silencioso. El circuito suele atraer a más de 350.000 espectadores el día de la carrera.

Fue Pigot, el tercer piloto de Rahal, cuyo accidente marcó el polémico final. Su brutal golpe destruyó su automóvil y estaba boca abajo en la pista siendo tratado antes de ser llevado a un hospital local para un examen más detenido. IndyCar dijo que estaba despierto y alerta. La victoria de Sato ayudó a Honda a romper la racha ganadora de Chevrolet en la Indy 500 de dos años. Santino Ferrucui terminó cuarto y Honda ocupó los cuatro primeros puestos. El campeón reinante de la serie, Josef Newgarden, fue quinto, el piloto de Chevrolet mejor ubicado, el mejor del grupo de cuatro autos del equipo Penske. Chevrolet se quedó atrás de Honda en velocidad durante toda la actividad previa y sólo tuvo un piloto, el holandés Rinus VeeKay, en los primeros nueve de la clasificación.

Gran carrera del mexicano Patricio O’Ward, que se metió en el sexto puesto, detrás de Newgarden. Fue el novato de la carrera, ya que estaba en ese grupo al no haber podido clasificarse en 2019 y no largar la carrera. Sin embargo, el mexicano se las arregló para sobresalir en esta edición y tras partir 15º fue remontando posiciones, ayudado por un gran trabajo en pits del equipo McLaren, y llegó a pelear la punta con Dixon en un momento de la carrera.

Marco Andretti perdió la punta de la carrera como poleman en apenas la primera curva de la primera vuelta. Andretti buscaba poner fin a la racha perdedora de 51 años de su famosa familia y tuvo una oportunidad con la primera pole de Andretti en 33 años. Mario, su abuelo, es el único ganador con el apellido de la carrera, sólo una vez, en 1969. Pero Marco apenas terminó 13º. Su compañero Alexander Rossi sí tuvo chances de ganar, pero un roce en los pits con el mismo Sato, ganador de la carrera, hizo que recibiera una penalización: lo mandaron al fondo del pelotón. Tratando de recuperar terreno, golpeó fuerte la pared. El asturiano Fernando Alonso, que intentaba ganar el tramo final de la versión de la Triple Corona de automovilismo, fue 21º y nunca estuvo cerca de la punta. Un problema de embrague lo dejó lejos en el pelotón, a una vuelta del ganador.

Latest Posts

Brasileiros voltam à pista em St. Petersburg para última rodada do Road to Indy

Texto: Geferson Kern/colaborador Brasil do IndyCarLatinos.com

Datos rápidos – GP of St. Petersburg

Fecha: Sábado 24 y domingo 25 de...

Fatos Velozes – GP de St. Petersburg

Data: Sábado (24) e Domingo (25 de...

Andretti, Foyt, Carpenter y McLaren: la lucha por $ 1 millón en la parte inferior de la parrilla

Texto: Geferson Kern/Colaborador de IndyCarLatinos.com Brasil

Andretti, Foyt, Carpenter e McLaren: a briga por US$ 1 milhão no fundo do pelotão

Texto: Geferson Kern/colaborador Brasil do IndyCarLatinos.com